El lado tenebroso de las calles del Distrito Federal

En el DF existen diferentes historias que nos ponen la piel como carne de gallina. Algunas son fantasía, otras… muchas personas opinan que no. Nunca podremos saber la verdad, lo que sí es que te animamos a salir y caminar por estos sitios para que te hagas tu opinión.

La residencia de Don Juan Manuel

Don Juan Manuel fue un hombre que vivió en el siglo diecisiete y, con el paso de los años, se transformó en una leyenda que se ha retomado a lo largo de la historia, ya sea en la cultura popular, o en obras literarias, como es el caso de una de Manuel Payno. Incluso, su casa está documentada por la Dirección de Monumentos Coloniales y de la República.

La historia narra que don Juan Manuel era una persona que desconfiaba demasiado de su mujer, quien no le parecía una mujer decente y fiel. Tantos eran sus celos que hubo un momento de locura en que decidió pedir al Diablo que lo ayudara. Éste acudió a su invocación, y le dijo que tendría que salir de su casa a las 11 de la noche, para esperar al amante de su mujer. El hombre que pase primero, le dijo, es el que te la está robando. Indignado, Juan Manuel salió desde las 7 de la tarde a esperar y, cuando dieron las 11, se acercó tranquilamente un hombre, al que mató a cuchilladas y sin piedad. En ese momento, se le aparece el diablo, comunicándole su error y que tendría que esperar al día siguiente. De esa forma, se volvió un asesino serial.

Los años transcurrieron, y hay quienes dicen que don Juan Manuel sigue esperando encontrar a la persona indicada. Pero le ha tomado gusto a la sangre, pues cada vez que alguien se atraviesa en su camino y responde a su pregunta, lo asesina a cuchilladas.

La maldición del bule

Un edificio de la calle donceles carga con una maldición de varios siglos de antigüedad. Según cuentan las personas que laboran en el edificio, diferentes espíritus rondan por la casa, desde un militar que recorre los cuartos, hasta una madre y su hija que caminan tomadas de la mano, sin ninguna prisa, y sin percatarse de las personas que huyen de ellas en cuanto las ven. Hay quienes piensan que todo es resultado de una fosa común que está bajo el suelo, pero existe otra teoría.

Las personas opinan que una de las razones por la que se siente esta energía tan descomunal en el lugar es la existencia de una maldición, contenida en un bule, que es un tipo de calabaza hueca por dentro. Dicen que el bule lleva encerrado en alguna parte del edificio durante siglos, reforzando cada vez más la maldición, y por lo que ningún hechicero, ni brujo, ni chamán está dispuesto a seguir adelante con lo necesario para acabar con ella.

Existen algunas cosas que no son explicables, ni científica ni racionalmente. Sin embargo, el ser humano tiene la necesidad de tener una explicación, incluso cuando no tenga sentido. A veces, esta es la razón de que surjan las leyendas, como resultado de una explicación más. Te invitamos a visitar y hospedarte en el mejor de los hoteles del DF: Fiesta Americana.