La buena ambición empresarial de René Escobar

“En realidad, el éxito en la vida es igual que el éxito en los deportes”. Ese es uno de los dichos favoritos de René Escobar Bribiesca, joven mexicano que está al frente de uno de los despachos de asesoría fiscal más innovadores de México. ¿A qué se refiere este hombre?

La frase se entiende mejor al señalar uno de los datos biográficos más importantes de René Escobar: la práctica de los deportes profesionales, en especial los que tienen que ver con la superación de los límites propios, en soledad —en contraposición con los deportes “de conjunto”, como el futbol o el basquetbol—, ha sido la gran fuente de enseñanza de valores para este prometedor empresario, quien ha competido en más de 20 triatlones, es un golfista de buen nivel y abraza con entusiasmo el alpinismo y el senderismo.

“Si eres capaz de concentrarte en algo al 100%, con el máximo nivel de autoexigencia, el provecho que obtienes se refleja en todas tus circunstancias, todos tus momentos, todas tus empresas”. Allí está: por eso el éxito en los deportes equivale —o inspira— al éxito en la vida. Así lo experimenta con intensidad René Escobar.

Para el fiscalista, el éxito en la vida pasa por lograr que su despacho llegue a ser el más importante de México, en su ramo. No hay más. “Yo no acepto un segundo lugar. No lo aceptaba como deportista; no lo acepto como empresario”. Eso no es un brindis al sol, una quimera. Es sólo cuestión de un esfuerzo extra, del trabajo bien hecho como rutina, a lo largo de los años. Según Escobar, su despacho ya está ocupa un lugar en el “Top 5” nacional.  

“Sí, los deportes individuales eran mi pasión. Me fascinaba medir mi capacidad de resistencia, marcar en los entrenamientos mis límites personales, y sobrepasarlos luego en la competición”. Y sí, René Escobar habla de su pasado reciente como atleta, pero bien podría estar hablando del mundo empresarial.