El concepto de neurosis

Lo siguiente tiene como propósito explicar la teoría general de la neurosis, su significado, concepción primaria y moderna.

El término “neurosis” fue propuesto por el médico escocés William Cullen en 1769 en referencia a los trastornos sensoriales y motores causados por enfermedades del sistema nervioso. En resumidas cuentas, explica su teoría que es un trastorno general del sistema nervioso, sin lesiones orgánicas demostrables capaz de alterar las capacidades sensitivas y motoras del individuo gracias a lo que él llamó fluidos neurales. (2007; 12(1): 110-151.)

Una década antes a Cullen se utilizaba el nombre de enfermedades nerviosas; llegó a significar cualquier enfermedad de causa y naturaleza desconocidas. Por supuesto sabemos que fue Sigmund Freud el que desarrolló una vasta teoría al respecto del origen psíquico o psicológico y los mecanismos de acción de la neurosis. En su escrito ‘La moral sexual cultural y la nerviosidad moderna’ publicado en 1908, Freud define así a la persona neurótica: “Los neuróticos son aquella clase de seres humanos que en virtud de una organización refractaria sólo han conseguido, bajo el influjo de los reclamos culturales, una sofocación aparente, y en progresivo fracaso, de sus pulsiones.”

Existen dos divisiones principales de las neurosis; neurosis obsesiva donde predominan las ideas rumiantes y los impulsos incontrolables en un sujeto; y la histeria donde predominan las conversiones corporales (manifestaciones en el cuerpo). Cada una tendrá sus propias divisiones de acuerdo a los síntomas formados en la psique.

Si en la neurosis el mecanismo de defensa utilizado por excelencia es la represión; mantener lejano a la consciencia, los recuerdos traumáticos y sus afectos (aunque no logre eliminar o esconder los afectos porque tarde o temprano se expresan de otras maneras o se van acumulando), en la terapia se trabaja deshaciendo este mismo mecanismo.