Toma de riesgos en la adolescencia

LA PERSPECTIVA DE LA TOMA DE DESICIONES –
Lita Furby and Ruth Beyth-Marom

Es muy conocido que la adolescencia se conoce como una etapa de toma de decisiones, lo malo es que últimamente se están expresando más comportamientos y decisiones de riesgo que los afecta a largo plazo.

Se supone que “los adolescentes no están completamente consientes de los riesgos que toman con sus actos” en esta etapa.

Una de las recomiendas principales es el educar desde una edad temprana a identificar las posibles opciones y las posibles consecuencias de esas opciones.
No me gusta generalizar, pero estoy de acuerdo que los jóvenes no cuentan con la suficiente experiencia al respecto de los riesgos y si están más vulnerables y dispuestos a cometer errores y arriesgar, a veces sin saberlo.

Pienso que enseñar a jóvenes a hacer una lista de los pros y contras de una consecuencia…y que generalmente son más contras que pros, deberían optar por no tomar esa decisión.
Como dice el dicho “Si dudas, no lo hagas.”
Pero si no se instauro un autocontrol y autoconciencia en los primeros años de vida es difícil que funcione de la manera esperada. Una de las dificultadas de la época es esa omnipotencia adolescente, se puede ver en la típica idea de “a mí no me va a pasar eso.”

Científicamente hablando, el cerebro física y mentalmente se está restructurando todavía.
Claro que las emociones son más fuertes e incontrolables en la adolescencia. Lo bueno es que se apaciguan junto con la etapa.
Igualmente se están desarrollando capacidades importantes para una correcta toma de decisiones como: el pensamiento abstracto, el razonamiento y la lógica.

Debemos tener en cuenta que hoy en día la sociedad está mucho más abierta y se permite cierto libertinaje que cuando los adultos de hoy en día eran adolescentes. Pero esto tiene sus ventajas y desventajas.